91 351 99 36
Blog

Aquaplaning: ¿qué es y cómo evitarlo?

El aquaplaning es uno de los fenómenos más peligrosos en la conducción y se produce cuando rodamos sobre superficies con balsas de agua o grandes estancamientos que pueden provocar la pérdida momentánea de la dirección. Este fenómeno consiste en la pérdida gradual de contacto entre el neumático y la superficie de la calzada debido a que el neumático no puede evacuar toda el agua del asfalto. Aunque parezca increíble, una fina capa de agua puede hacer flotar un coche sobre sus ruedas.

El aquaplaning se debe a dos factores específicos: uno es el grosor de la película de agua sobre la que circula el vehículo (a más grosor, más agua, y más probabilidad de pérdida de control), y el segundo factor clave es la velocidad del vehículo: cuanto más rápido se circule, más peligro de aquaplaning habrá.

Lo primero que notaremos cuando nos encontremos ante esta situación será la sensación de que flotamos sobre el eje delantero del vehículo, similar a la conducción sobre placas de hielo. Será difícil girar el volante, y se producirá una pérdida de la dirección.

¿Cómo reaccionar en caso de aquaplaning?

  • Es muy importante saber que no debemos frenar nunca en una situación de aquaplaning; de lo contrario, cuando las ruedas entren en contacto con el asfalto quedarán bloqueadas, haciendo que se pierda el control del vehículo fácilmente.
  • Debemos mantener una velocidad moderada: cuando se conduce sobre superficies mojadas es importante moderar la velocidad, esto ayudará a evitar frenazos de forma brusca y los cambios de dirección que puedan provocar un derrape.
  • Evitaremos movimientos bruscos al volante: si realizamos movimientos bruscos de volante el aquaplaning puede ser peor, por eso si el coche va en curva lo más recomendable es hacer un giro suave para evitar perder el control total del vehículo. Si por el contrario se trata de una vía recta se debe evitar mover el volante, dejándolo fijo en una dirección e ir disminuyendo la velocidad de forma paulatina para no perder el control o recuperarlo rápidamente.

Consejos para evitar el aquaplaning

  • Mantén la presión de los neumáticos en niveles adecuados: unos neumáticos sin la presión adecuada son más propensos a derrapar fácilmente. También se debe comprobar la profundidad del dibujo y revisar el desgaste del neumático.
  • Utiliza los modelos de neumáticos adecuados para tu vehículo con las dimensiones específicas que necesita. Si son más anchos y rígidos no dejarán fluir el agua de forma rápida.
  • Realiza una revisión periódica de las ruedas: esto ayudará a que se encuentren en perfectas condiciones y puedan tener mejor agarre.

En todo caso, si está lloviendo y ves próxima una cuña de agua, disminuye la velocidad del coche y evita movimientos bruscos. La anticipación y la prevención son siempre los mejores consejos que puede seguir para evitar sobresaltos en la carretera.

Etiquetas:



Deja un comentario



He leído y acepto la política de privacidad

Categorías

Archivo