91 351 99 36
Blog

Cómo reacciona tu coche ante el frío

¿Alguna vez has encendido tu vehículo pero no arranca en pleno invierno? Si tu coche no duerme en garaje, este post podría serte de gran utilidad.

Durante una revisión habitual, se comprueban los amortiguadores, los neumáticos y la batería, entre otros elementos del vehículo. Sin embargo, hay que tener en cuenta otras partes y aspectos del coche que en invierno son los más afectados durante las bajas y gélidas temperaturas.

Los coches han ido evolucionando de manera exponencial en los aspectos tecnológicos y electrónicos. Sin embargo, dominar el frío es una tarea que de momento no se ha conseguido plenamente.

La experiencia es el mejor profesor que tenemos y los conductores que lo han vivido lo saben. A continuación, algunos consejos:

1) Tras encender el motor por las mañanas, no circules inmediatamente. Por la noche bajan las temperaturas y los líquidos y la máquina, están congelados. Al encenderlo no se “calienta” instantáneamente y, pese a ello, estamos exigiendo que el motor pase de 0 a 100 en menos de 1 minuto. Hay que dejar entre 3 y 5 minutos con el motor encendido antes de ponerse en marcha. Por supuesto, se entiende que los vehículos están preparados para estos extremos, pero para aumentar su vida útil son estos pequeños detalles los que más importan. Sobre todo hay que tener en cuenta lo anterior si el coche es diésel. Los de gasolina son más flexibles y se puede emprender la marcha al instante.
Tenemos que esperar a que el aceite circule por todas las partes del motor para evitar una fricción de metal contra metal que puede ser letal para la vida del coche

2) Al emprender la marcha, hay que evitar revolucionar el motor cambiando las marchas a menos de 2000 rpm. De esta manera, evitamos el consumo caro y reducimos al mínimo la contaminación. Se recomienda hacer esto al cambiar desde la primera y hasta la tercera marcha.

3) No encender inmediatamente el aire o la calefacción. Como en el punto anterior, haciendo eso lo que conseguimos es que el aire que entra en el habitáculo sea frío y gastar más carburante. Hay que esperar entre 5 y 12 minutos aproximadamente. Se calentará mucho más rápido si ponemos una temperatura media de 19-20 grados y a baja intensidad. No hay que ponerlo a tope, es decir, a 26 grados e intensidad alta. No es recomendable, primero para no sofocarnos y segundo para no forzar al motor.

4) Usar líquido anticongelante para el limpiaparabrisas. Primero hay que desactivar el limpiaparabrisas automático para evitar que se raye el cristal con las gomas congeladas en ese momento. En segundo lugar, con el anticongelante evitaremos la obstrucción de los tubos de plástico.

5) Proteger las lunas de la congelación. En verano es muy común ver los parasoles pero en invierno nos olvidamos de ello. Aparte de disponer de las paletas para rascar, hay que poner también de un protector de lunas. Ahora mismo se venden parasoles pensadas para el frío y se colocan en el exterior. De esta manera, se evitará la congelación y no tendremos que perder tiempo rascando el cristal por las mañanas.

Etiquetas: , , ,



Deja un comentario



He leído y acepto la política de privacidad

Categorías

Archivo