91 351 99 36
Blog

El dibujo de los neumáticos: todo lo que necesitas saber

dibujo neumaticos

 

Partamos de la base de que un neumático liso sólo se utiliza en competición y en condiciones de seco –son los denominados slicks– porque si un coche de calle los llevara, en el momento en que lloviese se produciría aquaplaning de forma casi inmediata. A partir de ahí, podemos determinar que el dibujo en los neumáticos tiene la función principal de evacuar el agua que se interpone entre el neumático y la carretera, aportando seguridad en la conducción desde el momento en que tratan de perder el mínimo agarre al asfalto. Todos los neumáticos de los coches de calle, por tanto, llevan dibujo.

Ahora bien, el dibujo de los neumáticos, o su escultura, es diferente dependiendo de la marca, modelo al que vaya dirigido o en función del propio rendimiento que se quiera obtener. No es lo mismo el dibujo de un neumático para un coche de alta gama que vaya a ser utilizado tanto por ciudad como en circuito, que el de un utilitario, con una medida menor de neumático, cuyo uso se va a ver limitado a la zona urbana. Para determinar la funcionalidad del dibujo de los neumáticos Michelin hace referencia al número de canales como fuente de evacuación. Es decir, cuantos más canales tenga su escultura más cantidad de agua podrá evacuar desde la zona de contacto entre el neumático y el asfalto hacia la superficie de la carretera. La acción de recoger agua y desplazarla hacia fuera se lleva a cabo en apenas unos milisegundos con lo que, de media, un neumático suele desplazar alrededor de 15-20 litros cada segundo a una velocidad de 100 km/h.

 

¿Es importante el estado de la profundidad del dibujo?

 

La estructura del dibujo de los neumáticos (simétrica, asimétrica, etc.) determinará la rapidez con que se evacúa el agua. Muchos neumáticos varían esta estructura en función de si es la zona interior o exterior del neumático para conseguir la mayor eficacia posible.

 

Pero para que esto sea así es necesario que la profundidad del dibujo de los neumáticos sea la adecuada. O lo que es lo mismo, que los neumáticos estén en buenas condiciones. La profundidad mínima del dibujo de los neumáticos no debe ser menor a 1,6 mm –menos que esto ya conlleva riesgos–. El hecho de que un neumático esté desgastado se refiere, principalmente, a que ha disminuido la profundidad de su dibujo y, por lo tanto, no puede garantizar una adecuada evacuación de agua, disminuyendo el agarre y aumentando las probabilidades de que se produzca un accidente (ojo, que un neumático también puede estar deteriorado por otras razones aunque la profundidad del dibujo sea la correcta). Muchas marcas ya cuentan con testigos de profundidad en el dibujo de sus neumáticos a través de los que se puede saber si ha llegado la hora de cambiarlos. De no ser así, existe otra forma más casera, colocando una moneda de un euro sobre el dibujo. Si se ve con claridad la parte dorada es que el dibujo es poco profundo y ya no son seguros.



Deja un comentario



He leído y acepto la política de privacidad

Categorías

Archivo