91 351 99 36
Blog

La música y los coches van de la mano

Una canción, una melodía o un sonido nacen de la necesidad de expresar nuestros sentimientos. Escribimos una canción porque queremos manifestar nuestra alegría, nuestro desamor, los pensamientos… o por hablar de alguien o de algo. En este caso, hablamos de los coches y del mundo del rock and roll. Como todos sabemos, este género musical popularizado en Estados Unidos en los años 50 con Elvis Presley como una de sus figuras más características siempre se ha asociado con el ambiente del motor.

Entre los más populares, The Beatles con “Drive my car” que describe el sueño de una mujer en convertirse en una gran estrella con doble propósito y busca a un chófer cuando en realidad no posee ningún vehículo; Prince con “Little Red Corvette”, donde habla del famoso Chevrolet Corvette y de las sensaciones que uno tiene al viajar en este gran vehículo. Bruce Springsteen “Pink Cadillac”; Kings of Leon ”Camaro”; o The Rolling Stones con “ Get your kicks on route 66” que cuenta el trayecto y la experiencia que se vive por esta carretera estadounidense.

 

Desde entonces y hasta la fecha, es innegable que la posesión de un vehículo es el claro retrato y manifestación de la clase social.

Dejando a un lado el rock and roll y sin salirnos de nuestro tema principal, hablemos de la evolución de la radio como medio de difusión donde se escuchan canciones, las noticias, el fútbol… A día de hoy no ha cambiado mucho; sin embargo, hay que reconocer que se ha producido una transformación, y ha habido un progreso exponencial en la integración de la música en los vehículos.

Así, por ejemplo, más de uno recordará los sintonizadores de radio en los salpicaderos y seguidamente de los tocadiscos portátiles, pero sin mucho éxito.
Después llegaron los cassettes que, de hecho, ya ha cumplido sus 50 años desde su creación. Supusieron una gran revolución, dado que permitían grabar nuestra canción favorita directamente desde la radio. Da igual como fuese la calidad, pero lo importante era tenerlo registrado todo y poder escucharlo una y otra vez. A quién no le gusta conducir y al mismo tiempo disfrutar de nuestra música o grupo de cantantes favorito. Más de uno se acordará de cuando usábamos el bolígrafo para rebobinar la cinta cuando fallaba la propia máquina y lo hacíamos manualmente.

Por poco tiempo (pero fue un cambio también radical) llegó el CD con la música digital. El salpicadero de los coches fueron transformando de aspecto a medida que los aparatos integrados fueron simplificándose. La calidad de las canciones en comparación con la cinta de cassette era notablemente superior; mucho más ligero y por supuesto, más fácil moverse en una canción. Ahora bien, había que tener mucho cuidado para no rayarlo porque se estropearía la canción. En la guantera solíamos tener porta-CD’s con todos nuestros grupos y música favoritos.

A continuación llegaron el MP3 y el USB, que pretendían facilitar la vida a las personas. Pero como siempre hay que sacar algún defecto, diremos que como el USB puede contener miles de canciones no hay manera de poder pasar de la canción 10 al número 30 de manera instantánea. Se necesitaba más información. Llegaron los i-Pod o dispositivos externos conectados al vehículo mediante el cable usb. A raíz de esto se integraron en el salpicadero unas pantallas para poder ver mejor la información, el título de la canción, quién lo canta, a qué álbum pertenece, etc.

Finalmente, damos paso a la conectividad de los teléfonos móviles con el propio vehículo mediante el streaming, el bluetooth o wifi llegando hasta la versión más moderna que es el mirror link que trasfiere todos los datos de nuestro dispositivo directamente al coche sin distinción alguna entre uno y otro. Los dispositivos touch screen o pantalla táctil los tenemos interiorizado actualmente. El control por voz, entre otros, nos facilita la conducción y evita tener que distraernos por querer cambiar la canción.

De forma paralela, la calidad del sonido y la nitidez de los graves y de los sonidos agudos crean un ambiente envolvente para el conductor y viajero haciendo más ameno el viaje gracias a la música que, sin duda, es una gran aliada de la industria del motor.

Etiquetas: , ,



Deja un comentario



He leído y acepto la política de privacidad

Categorías

Archivo