91 351 99 36
Blog

La vida de los neumáticos después de su uso

La gestión de los neumáticos fuera de uso (NFU) depende principalmente del mercado de motorización y las políticas de los distintos países.

En España, existe una organización sin ánimo de lucro y encargada de la recogida de neumáticos usados, SIGNUS, que ha realizado diversas acciones vinculadas a su compromiso con la ecología e impulsa diferentes proyectos para dar valor a los materiales reciclados, como desarrollar piezas de granulo de caucho y resina mediante nuevos sistemas de producción. Su objetivo principal es garantizar un adecuado tratamiento del neumático usado, desde que acaba su vida útil para dejar de ser un residuo y convertirse en un material con valor y maximizar este valor a través del desarrollo de nuevas aplicaciones y de nuevos mercados.

El sistema se financia a través del ECOVALOR, que es el precio que paga el productor (empresas adheridas a SIGNUS) para garantizar la correcta gestión medioambiental del neumático usado al ser sustituido en el vehículo por otro. Este precio es el mismo que productores y distribuidores repercuten al consumidor final. Con dicho sistema se garantiza la recogida gratuita de los neumáticos usados en cualquier taller de España que lo solicite, siempre que cumplan las normas establecidas para ello. Los talleres sólo podrán solicitar la recogida gratuita de los neumáticos usados, generados como consecuencia de su sustitución por otros que hayan satisfecho el correspondiente ‘Ecovalor’.

¿Qué hay del medio ambiente?

Los neumáticos son una fuente de contaminación importante debido al material usado durante su creación, que es el caucho, dado que la demanda a nivel mundial genera la necesidad de producción masiva. Sin embargo, hay también una parte positiva, y es que cada vez más se reutilizan los neumáticos después de su vida útil.

En el año 2016, en España se destinaron 161.528 toneladas al reciclado. De ellas:

  • 26.629 toneladas (14.60%) se prepararon para su reutilización;
  • 107.795 toneladas (66.70%) se destinaron a obras civiles, reciclado del acero, separación y granulación (por ejemplo, en el proceso de la fabricación de cemento), etc.
  • Por el último, 30.104 toneladas, lo que supone el 18.60% del total, se aprovecharon para fines energéticos: pirólisis (22 toneladas), generación de energía eléctrica (2.432 toneladas) y combustible sólido alternativo (27.650 toneladas)

Existen también otros métodos para eliminar o minimizar la contaminación de los neumáticos, como por ejemplo su almacenamiento. Sin embargo, se ha considerado que no es el más adecuado, ya que no son biodegradables. Con el paso del tiempo, la descomposición de los materiales que son químicos causaría una polución peligrosa, lo que crearía un nuevo problema medioambiental. Quemar los neumáticos tampoco es una opción porque se vería afectada la atmósfera.

Convertirlos en asfalto ha sido una buena idea que surgió en Estados Unidos en los años 60 y que ha resultado ser la salida más eficaz y menos agresiva para la naturaleza. Al triturar los neumáticos y mezclarlos con el asfalto se consigue un firme más elástico y resistente a los cambios de temperatura, lo que produce menos grietas. Otra de las ventajas que se destacan es la disminución de la contaminación acústica. Su aprovechamiento tiene un coste más elevado en comparación con el proceso convencional de asfaltado, pero si se tienen en cuenta los beneficios obtenidos ese coste se rentabiliza.

¿Existe algún programa destinado a los neumáticos fuera de uso (NFU)?
En 2014 SIGNUS presentó el segundo Plan Empresarial de Prevención (PEP) para el período 2014-2017, que consta de cuatro áreas principales, a saber:
Alargar la vida útil del neumático: minimizar las sustancias tóxicas en los materiales utilizados. Nuevos diseños para un mayor rendimiento. Fomento y desarrollo del buen mantenimiento.
Facilitar su reutilización: cambios en el diseño para facilitar el recauchutado al igual que su difusión. Fomento del mercado de ocasión responsable de los neumáticos.
Facilitar el reciclado de los NFU y otras formas de valorización
Reducir su huella ecológica. Reducción de las emisiones de CO2 y del impacto acústico en su uso. Nuevos diseños para reducir su peso unitario y certificaciones de proceso o producto de carácter medioambiental.

Etiquetas:



Un comentario para “La vida de los neumáticos después de su uso”



  1. SIGNUS dice:

    Por suerte, cada vez son más las aplicaciones que se encuentran a los neumáticos fuera de uso. Y esperamos que se siga investigando para que cada día ese número crezca.






Deja un comentario



He leído y acepto la política de privacidad

Categorías

Archivo